28 feb. 2010

Aprender de los últimos

Ayer me dirigía yo con un amigo a casa de otro, cuando a mas o menos 50 metros pude divisar una mesa de un grupo de información, bajo una sombrilla y un cartel que decía:" salve la selva amazónica"

Continuaba caminando pensando en que seguramente alguna de las siete u ocho personas, que se encontraban junto a la mesa con octavillas en la mano, se dirigiría a mi, ya que esa es siempre mi suerte, no se si sera por la cara! Fue así como efectivamente un joven vestido con Jeans, pañuelo de Al Fatah y chaqueta verde, de esas militares, se para delante mio y me pregunta:

- Tienes un minuto de tiempo para salvar a la selva amazónica?

Pensé responderle "no te da vergüenza preguntarle eso a una persona, como si esta no fuese capaz de dar un minuto para resguardar una cosa tan importante. Me estas tratando de estúpido? Mi respuesta fue "bueno".

Comienza a hablarme de empresas multinacionales y nacionales, forestales y ganaderas, me lanzaba cifras y porcentajes de una forma que yo pensaba " no lo voy a interrumpir porque todo esto se lo aprendió de memoria y si lo interrumpo va a perder su "hilo".
Fue un "discurso" de casi cinco minutos y de una forma muy impersonal, como ya he comentado, aprendido de memoria, sin ningún énfasis por la causa, sin alma. Al finalizar se quedo mirándome sonriente, esperando mi respuesta.

Realmente no soy partidario de armar escándalos y menos si estoy acompañado, pero algo dentro de mi se revelo, algo dentro de mi se enfado ante tanta...quizás la palabra mas adecuada sea SOBERBIA, la soberbia de decidir por terceros, sin preguntarle a ellos lo que desean.
Lo mire a los ojos y le dige "sigueme" y al llegar a la mesa continué en voz alta "por favor el resto del grupo, me pueden ahora ustedes ofrecer un minuto de atención?"

Mi amigo me conoce bastante bien, por ello me dijo por lo bajo"no Coco, por favor Coco, no" Yo lo mire sonriente y dirigiéndome al grupo de informantes comencé a exponer:

-Señoras y señores, me dirijo a ustedes porque uno de vosotros primeramente lo ha echo hacia mi y además porque soy sudamericano. Perdón, deseo corregirme, no soy sudamericano yo solo he nacido en sudamerica. Dejemos ahora a mi persona y pasemos un poco a la historia. Hace algo mas de quinientos años, europeos comenzaron a asentarse en América. No voy a reparar en los estragos cometidos con su población autóctona, pero si en la forma de vida impuesta a esta.

Los europeos les han dicho a los indígenas que tenían que construir casas, mantener ganado y sembrar para poder sobrevivir. Algo mas de quinientos años después, los nietos de los nietos de los nietos de los nietos de esos europeos, le dicen a los indígenas " eso que estáis haciendo es una barbaridad!"
Señoras y señores, en todo el mundo no existen pueblos que cuiden mas a la naturaleza que los pueblos autóctonos, aprendamos algo de ellos.

Es mas, en este preciso momento, se están peleando hijos de europeos con europeos por unas islas en el atlántico sur, en donde seguramente se encuentra petróleo y seguramente también, este sera explotado y mas que seguro este sera también derramado y saben por que? Porque en el año 1999 falleció Virgina Choinquitel, la ultima Selknam u Ona, raza indígena de la región, quienes seguramente se hubiesen encargado de que esta se conservara ecologicamente intacta.

Yo, como biznieto de usurpador europeo me pregunto: por que en lugar de entrometernos con otros, no nos vamos todos a...Italia, a limpiar la cuenca del Po, antes de que el petróleo derramado llegue al Adriático. No se, creo de que puestos a salvaguardar algo, tendríamos que comenzar por casa no?

No pude continuar hablando porque los codazos que me propinaba mi amigo ya eran muy dolorosos, así que continuamos camino sin esperar ninguna respuesta. Al cabo de marchar varios minutos en silencio mi amigo me pregunta " como es eso de la india Ona y la ecología?"

Yo lo mire y pensé ...bueno, creo que alcance algo sin utilizar mesa ni sombrilla ni octavilla.

21 feb. 2010

Un David sin estrella

Seguramente al verse la foto y leer el titulo, se piensa automaticamente en los campos de concentración Nazis, de los años cuarenta del siglo pasado.
Utilizo la definición "años cuarenta del siglo pasado" para así, crear subjetivamente la lejanía correspondiente a los hechos y dar mas fuerza a la realidad.

La realidad se trata de una actual, de una del año 2010. No en un país africano, en donde estas circunstancias son lamentablemente ya normales, sino en un país el cual se autodenomina "desarrollado", se trata de Argentina y para ser mas exacto, de la provincia del Chaco.

En realidad la noticia sobre la desnutrición infantil en el Chaco es ya bastante antigua y de vez en cuando circulan por Internet ciertos mails advirtiendo sobre la situación, cosa que me impulsa a informarme sobre las circunstancias actuales, que terminan siendo siempre las mismas: la ayuda enviada es repartida por medio de la "escalera social" y cuando se llega al ultimo peldaño, o sea al necesitado, sobretodo a las comunidades indígenas, no queda casi nada.

Si no fuese tan serio el problema, hasta resulta cómico ver a la presidenta argentina, despidiendo a los efectivos argentinos que partirán rumbo a Haití para asistir a la población civil y, continuando con las declaraciones hechas por esta, me pregunto si estoy equivocado de película.

La presidenta argentina sostuvo que "no alcanzan (las palabras) pobreza e indigencia para explicar lo que sufre el pueblo haitiano. Esto pasa cuando (un terremoto) afecta a las poblaciones más vulnerables".

Anunció que la ONU estableció designar como jefe de la Policía a un comandante general de Gendarmería argentina apostado en el país caribeño. "Esto revela la capacidad con que se han desempeñado las fuerzas de seguridad argentinas en Haití.( NOTA APARTE: Vecinos y comerciantes de distintos barrios de la ciudad de Buenos Aires, denunciaron que los hechos delictivos en la zona son cotidianos, lo que los obliga a vivir “encerrados”)

Continuó diciendo que "es muy reconocida la labor por el hospital argentino que funciona allí", en alusión al único centro de salud en funciones actualmente en ese país. (NOTA APARTE: en el hospital Guemes de J.J. Castelli, falleció, el 7 de octubre, Elena Suárez en la cama donde se encontraba internada. Arrastraba una antigua tuberculosis y desnutrición cadavérica. Era de la etnia toba.)

La presidenta estuvo acompañada en la oportunidad por la ministra de Defensa, Nilda Garré, quien en diálogo con los medios, dijo que el Gobierno nacional está enviando "una planta potabilizadora que fabrica el Ejército argentino. Vamos a instalarla en el hospital mientras se arregle la afectada por el sismo"

La noticia de la partida de los efectivos argentinos es de enero del 2010, la siguiente nota es de noviembre del 2009:
Chaco sufre una larga sequía que no se recuerda que se haya repetido en los últimos ochenta años. En el
mes de junio la Administración Provincial del Agua (APA) firmó un convenio con la Sociedad Operadora de Emergencia S.A. (SOE ) con el objeto de transportar agua en vagones cisternas de la empresa Belgrano Cargas.
SOE destinó para el operativo una locomotora y 25 vagones cisternas de 30 mil litros cada uno para ser empleados en el transporte gratuito de agua NO APTO PARA EL CONSUMO HUMANO.

El articulo es mas largo pero ya con eso de "agua no apta para el consumo humano" creo que basta. Salta a la vista que la perseverancia con la cual se trata de combatir la desnutrición y la falta de salud publica en el Chaco, es menor a la utilizada para hacer negocios. En si la situación no es actual, es ya muy antigua, solo que anteriormente se trataba de ocultarla mejor.

Anteriormente quizás había algo mas para repartir, por lo cual llegaba algo mas a los necesitados. Actualmente no se si ha bajado la cantidad a repartir o simplemente los escrúpulos.

Enlaces:
Centro Mandela
Marcial Candioti, desnutrición infantil
Diario Nala

11 feb. 2010

Carlitos, una guerra sucia (las hay limpias?)

De vez en cuando limpio el disco duro de la computadora, sobre todo de todos esos archivos que se van juntando, al igual que las cosas de los bolsillos que metemos en "el cajoncito" así las podemos encontrar después. Cosa que, pasado algún tiempo, se hace casi imposible.
Fue así como encontré un relato que había escrito tiempo atrás. No se si la causa es porque hace frió o por los redobles de tambores que ejecutan Chavez y Ahmadinejad, fomentando una cosa que ellos no conocen, que decidí publicarlo.

--------------------

Carlitos era una de esas personas de las cuales no se sabe si salieron de un psiquiátrico o de una universidad de Ciencias Sociales.
Vestía siempre con pantalones de gabardina gris claro o marrones, que seguramente en su tiempo fueron modernos. Sobre las camisas, casi siempre rayadas y abotonadas hasta el cuello, llevaba un pullover sin mangas haciendo conjunto con el pantalón y si la temperatura no sobrepasaba casi los 35 grados, una chaqueta de corderoy de un color claro, algo desteñida por el sol.

De la cara afeitada sobresaltaban los ojos celestes, que siempre miraban un punto en algún lugar de la lejanía y de los pocos pelos que le quedaban, se podía deducir que en su tiempo fueron rubios. Carlitos tenia un andar extraño, no se tambaleaba hacia los lados sino hacia adelante y atrás, como si dentro de los zapatos de un 45 o 46, de punta cuadrada, tuviese unos pies del 38, incapaces de estabilizar el metro noventa y algo de altura.

Como a todo buen coloniense, a Carlitos, además de la cerveza le gustaba el vino, si era blanco de la región mejor, aunque seguramente por razones económicas, llevaba dentro de una bolsa de plástico blanco, un cartón de 3 litros de vino tinto, ese vino barato que compraba en algún supermercado del barrio.

A Carlitos se lo veía los días soleados sentado en un banco de madera a la orilla del Rin, bebiendo su vaso de vino. Eso si, el vino seria barato y en envase de cartón, pero el tenia dentro de su bolsa un vaso para beberlo.

De vez en cuando, cuando pasaba delante de la terraza del bar donde estábamos sentados el grupo de amigos, lo invitábamos a que bebiese algo. No para reírnos un rato, sino porque tenia un "no-se-que" que hacia agradable su compañía. No se quedaba "pegado", estaba 15, 20 minutos, daba las gracias y se marchaba.

Eran esos 15, 20 minutos, los que hacían que Carlitos fuese "El Carlitos". Se acercaba a nuestra mesa, dejaba su bolsa de plástico en la de al lado y mientras acercaba su mano al vaso de vino que habíamos encargado para el, preguntaba: de que hablamos hoy?

Nuestra respuesta no era inmediata, ya que siempre nos quedábamos mirando la mano que sostenía el vaso, esa mano derecha a la cual desde el dedo índice hasta el meñique, le faltaban las ultimas falanges. Después de unos segundos, alguno de nosotros decia: es igual Carlitos, relatase algo!

Era entonces cuando a Carlitos le comenzaban a brillar los ojos, desplegaba la vela de un velero imaginario y te llevaba con el. Te llevaba a los lugares mas insólitos. Te llevaba a jugar al poker con "Big Foot" en California, te llevaba a cazar cebras a cuadros en Kenia, en Egipto te hacia hacer surfin en cocodrilo y después te cruzaba todo el Sahara hasta Mauritania en trineo. Nosotros lo escuchábamos con la boca entreabierta y una mueca de sonrisa en ella, pensando en que, como los detalles geográficos eran perfectos, quien dice que no jugase al poker en realidad con "Big Foot" o fuese en trineo por el Sahara?

Fue uno de esos días calurosos,  en los cuales el reflejo del sol en el río te hace daño en los ojos y cualquier movimiento se convierte en tortura, cuando vimos por ultima vez a Carlitos.
Venia caminando, tambaleándose de su peculiar forma por el paseo a la orilla del río. Cuando paso por delante de nosotros le dijimos: Carlos, aquí tienes tu vino, el vino que habíamos encargado apenas le vimos aparecer.

En una de las otras mesas detrás de la nuestra, había un grupo de personas. Fue una de estas la cual, en medio del relato de Carlitos, justo en el momento en que este estaba cocinando sobre la lava del Kilauea, grito: Carlos, y en Estalingrado que ocurrió? hacía frio no? En el silencio que continuo, hasta se pudo escuchar el crujir de un mástil de velero imaginario y a medida que este iba cayendo al agua, se enturbecia el brillo en los ojos de Carlitos. La agresión acumulada en nosotros, se hubiese manifestado en la cara del "gritón", si no hubiésemos reparado en que Carlitos, después de abrocharse completamente su chaqueta de corderoy y levantándose el cuello de esta, se aferro con sus dos brazos a su bolsa de plástico y se marcho murmurando algo como:

Estalingrado? y eso que es? donde queda eso? no se, de eso no se nada.

No lo vimos mas y cuando al año siguiente nos enteramos que lo habían encontrado, sentado en un banco de madera en la orilla del río, en la otra punta de la ciudad, nos dimos cuenta que no lo vimos mas porque el"griton" había roto la "magia" del lugar.

Lo encontraron con su vaso de vino en la mano y los ojos fijos en algún punto de la lejanía. Fue al atardecer cuando algunos, extrañados de que Carlitos aun continuara allí, se acercaron y se dieron cuenta de que en realidad, Carlitos no estaba mas.

Nosotros pedimos un vaso de vino mas y brindamos con el. Uno de nosotros reparo el mástil, otro soltó por ultima vez amarras y todos nos imaginamos a Carlitos navegando entre las tropas Napoleonicas y las del 6.Ejercito, quizas en el infierno, pero a el le era igual, porque hacia calor!

--------------------

Hay la misma diferencia entre un sabio y un ignorante que entre un hombre vivo y un cadáver.
- Aristóteles -