29 ago. 2010

Caminando sobre las aguas

Me pregunto cual será el precio que tiene una Bomba Atómica. No me refiero al precio partiendo desde la investigación y desarrollo, sino del precio de esta, ya terminada, ya lista para introducir en el compartimiento de una caza-bombardero o en la punta de un misil. Calculo que debe ser el de la de menor tamaño, alrededor de unos 180.000 a 200.000 Dólares. Al precio de un automóvil no me hace falta calcularlo, un vehículo digamos de cuatro puertas, con la técnica actual, que no sea de esos que ya comienzan a oxidarse en el catálogo, en fin, un auto normal, está entre los 25.000 y 30.000 Dólares.

A un coche lo cuidamos, lo lavamos, lo aspiramos por dentro, si esta por llover y tenemos garage, lo metemos en el para que no se moje mas de lo necesario. No solamente el nuestro cuidamos. sino también al auto ajeno, tratamos al estacionar de no tocarlo, al pasar a su lado cuidamos de no rayarlo, en fin, debido a su precio a un automóvil se lo protege. Si hacemos todo esto con algo que cuesta una décima parte de lo que cuesta una Bomba Atómica, porque no cuidamos de la misma forma de esta?

Pakistan se ahoga y el mundo se queda mirando. Después del terremoto en Haiti, al haberse esparcido las primeras informaciones, se levanto una ola de donaciones internacionales. Para Pakistan no. Para Pakistan se levanto solo una ola de pretextos, que una inundación es una cosa lenta y la gente no se da cuenta de la catástrofe, que en lugar de invertir el dinero en armamento lo inviertan en el pueblo, que ya recibirán ayuda de sus "hermanos" de Oriente Medio, que Pakistan es una nación que da apoyo a terroristas, que esto y que lo otro. Las excusas iban aumentando paralelamente junto con los damnificados, 10, 15, 20 millones de personas, hasta que se llegó a nombrar la causa en si, es que en Pakistan son musulmanes!

Dejando de lado de que las tres religiones monoteístas, la religión judía, cristiana e islámica, tienen las mismas raíces. Dejando de lado que la rama cristiana se jacta de ayudar al prójimo y de  “poner la otra mejilla”. Dejando de lado de que a nadie se le ocurre organizar una "Flotilla de la Libertad", ya que no hay ningún Israel cerca para poner en aprietos y dejando algunas razones mas de lado, por lo menos el echo de que las armas nucleares paquistaníes corren el riego de caer en manos extremistas, tendría que ser razón suficiente para prestar ayuda rápida e inmediata y no esforzada- y lentamente.

Poco a poco va aumentando la ayuda y junto con esta también la pedantería, intentando inculcar al pueblo paquistaní otras normas aprovechando la situación. Mientras una mano otorga, eleva la otra su dedo índice como gesto de advertencia. Lo que una ayuda humanitaria realmente franca puede aportar, lo revela el siguiente echo:

En el año 1900 se abrió una estación en el Metro de Paris con el nombre de Obligado, en conmemoración al conflicto armado ocurrido en 1845 en el río Paraná entre la Confederación Argentina y la escuadra anglo-francesa, que culminó con la derrota de la confederación. La República Argentina ayudó mucho a Francia tras la Segunda Guerra Mundial, durante la cual los sistemas de cultivo y cría de ganado y el sistema de transporte quedaron devastados. Grandes buques con cereales y carne llegaron desde Argentina para alimentar a la población que luchaba para que la tierra volviera a ser productiva. Como muestra de aprecio hacia esa generosidad el gobierno francés cambió en 1948 el nombre de la calle Obligado por el de Argentine con el consecuente cambio de nombre de la estación de metro. Otro detalle importante es que el cambio de nombre se produjo el 25 de mayo y evoca una relación de amistad entre las dos naciones.

Ayudar a alguien que es víctima de una catástrofe no implica esperar correspondencia, se efectua o no. Quizás años mas tarde se inaugure en Islamabad una calle que se llame simplemente: Gracias.

0 Kommentare:

Publicar un comentario