24 jul. 2010

Los lobos con piel de oveja

Existen ciertas cosas que al cabo del tiempo he ido relativizando. En parte por verlas desde otra perspectiva y en otra gran parte, por haber dejado de ser objeto de constantes sugestiones. Entre estas cosas se encuentran las festividades patrias y sus emblemas. Una bandera es en si solo un trozo de paño, pero es verdad de que a la sombra de esta, mucha gente ha cometido enormes hazañas; mas verdad es que muchos gobiernos han utilizado la misma para vendarles los ojos al pueblo. Otra festividad  en el continente americano de norte a sur, es el día de la independencia. No existe para mi una hipocresia mas grande que la de festejar el "Día de la independencia".

En estos momentos solo existe un pueblo en toda América, el cual puede decir que es, parcialmente independiente. Se trata del pueblo Boliviano y digo "parcialmente independiente" porque se encuentra dentro de un territorio creado por los denominados "libertadores" y no dentro de su territorio originario. La independencia que se festeja en los países Americanos, es la independencia de Europeos o de sus descendientes de las naciones colonizadoras, en si el nombre adecuado para tal día seria "Día de la revolución" o "Día de la república", pero a la palabra "revolución" le temen muchos gobiernos y a la palabra "república", como una alianza federativa, la ignoran.

Otras de las cosas que son manoseadas con preferencia por los gobiernos , sobretodo por los gobiernos latinoamericanos, son, y me cuesta teclear la palabra, los próceres.
Muchas veces me pregunto si estos "próceres" o prohombres o ídolos nacionales, como se les quiera llamar, tenían a su vez también ídolos. Me refiero por ejemplo a algo así como a San Martín sentado demostrativamente delante de un cuadro de Anibal, comentando el cruce de los Andes o a Simón Bolívar, detrás de un escritorio en donde se haya un busto de Carlomagno, debatiendo sobre la Gran Colombia.

No, realmente no me puedo imaginar algo así, mas bien creo que eran hombres de oficio, del oficio que habían aprendido, el militar, aprovechando las circunstancias políticas en Europa para independizar a las colonias de esta. Como máximo quizás tuviesen como referencia a la Revolución Francesa, pero no hay que olvidarse de que uno de sus cabecillas, Maximilien Robespierre, termino siendo un tirano. Yo creo que estos hombre no tenían ídolos o no se apoyaban en "próceres" porque estos solo son validos de forma nacional y las nuevas naciones recién se estaban forjando.

El nacimiento de las nuevas naciones se construía por medio de batallas, no solamente las batallas contra el yugo europeo, sino también batallas de demarcacion, para expandir los limites del nuevo país. Fueron las generaciones posteriores las que denominaron a estos hombres "Padre de la patria" o "Libertador" e hicieron de ellos próceres y arquetipos.

La historia de la utilizacion por los gobiernos latinoamericanos de estos arquetipos para beneficio propio, es larga y en los últimos días se ha sumado un nombre mas a la lista, el de Hugo Chavez. Hugo Chavez ha echo siempre hincapié en la figura de Simón Bolívar y su importancia para Venezuela, pero los acontecimientos ocurridos hace unos días, se asemejan mas a un libro de Stephen King que a un acto gubernamental ordenado por un presidente, la exhumación de sus restos. Comentarios como "se han echo hallazgos importantes, que se darán a conocer a su debido tiempo" o "Hubo un despliegue, que si bien no fue público, no fue secreto. Nunca esta investigación ha estado caracterizada por el secreto" son característicos de gobiernos que tratan de ocultar sus defectos bajo el manto de actos patrióticos.

Hugo Chaves sabe como movilizar y alentar a las masas a seguirle para consolidar el nuevo articulo 153 de la cConstitución Venezolana “La República promoverá la integración, la Confederación y la unión de América Latina y el Caribe a objeto de configurar un gran bloque regional de poder político, económico y social. Para el logro de este objetivo el Estado privilegiará la estructuración de nuevos modelos de integración y unión en nuestro continente, que permitan la creación de un espacio geopolítico dentro del cual los pueblos y gobiernos de nuestra América vayan construyendo un solo proyecto Grannacional, al que Simón Bolívar llamó “Una Nación de Repúblicas”.

Por mas que trato de no hacerlo, me cuesta evitar ver los paralelos en la historia, la intervención de bancos y capitales, la expropiación de empresas, la toma de control de los medios de comunicaciones y por ultimo el acoso a países vecinos, en este caso a Colombia, con la ruptura de las relaciones diplomáticas. A pesar de todo no hay que olvidar que el presidente Hugo Chavez, fue elegido democraticamente por un pueblo soberano, al igual que, en su tiempo, Adolfo Hitler.

0 Kommentare:

Publicar un comentario